Cartas de Jesús para tí

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
Me senté en la mejor de mis estrellas y pensé en tí, solo en tí, porque, sabes?, Te amo, y por eso hice un mundo, donde pudieras estar, hasta que llegara el momento en que vivieras junto a mi.

En ese mundo puse la belleza en una flor, puse tierra y semillas para que pudieras comer, puse el cielo y le di el dia y la noche, en el dia puse un sol para que sintieras el calor de mi amor, y en la noche puse la frescura para que sintieras sin ver, puse la obscuridad y en ella la luna y las estrellas para que supieras que en la penumbra hay belleza, que la belleza no solo se ve, sino que tambien se siente y que hice las estrellas para ti.

Puse un mar, en ese mundo puse animales, todos diferentes de forma y color para que los pudieras distinguir, tambien pense en ellos y les di un lugar para vivir.

Pense que te aburrirías si todo fuera del mismo color, por lo que a las plantas les di el verde, al dia el azul, a la noche el negro, a las estrellas su brillo y hasta a tus ojos les di color.

Permití el mal para que pudieras conocer el bien, puse en tu corazon bondad, amor y tambien perdón.

Pense que no podrias estar solo, e hice a una mujer, para que hubiera un cuerpo que diera vida y mande muchos como tu, tambien pense que no me entenderias, por lo que te di inteligencia.

Estaba yo feliz, pero luego vi que no sabias pensar y sabes?, Senti decepcion cuando creiste que yo no existia, que todo tenia una explicacion cientifica, y la tiene, porque la puse para que pudieras entenderme con mayor facilidad.

Y como te amo, de vez en cuando o muy seguido te mando un problema, que es un regalo que te doy para que aprendas a crecer, y aun asi, dudas de mi.

Todo el tiempo pienso en ti, y todos los dias mando una señal especialmente para ti, y aunque te di ojos te veo ciego, y en el mundo que te regalé sembraste semillas, pero no para comer, sembraste el odio, el egoismo, la frialdad y las dejaste crecer, y te pedi que las cortaras y no me hiciste caso, porque vives tu mundo material.

Y como te haces sordo a mi voz, decidí escribirte esta carta para recordarte que te amo, y si me has hecho daño, te perdono, yo tambien siento, y sabes, te pido que me recibas en tu corazon, y que encuentres en mi consuelo, paz y tranquilidad.

Acercate a mi, no necesito decirte quien soy. Tu ya lo sabes.

 

 

 
 

 

YO ESTARÉ SIEMPRE CONTIGO

  

 

 

 

He escuchado tu oración
tus lamentos y tus lágrimas
aunque no hayas escuchado
ni sentido mi respuesta.

Quiero que sepas que Yo, tu Dios, estoy contigo.
Estoy contigo para ayudarte.
Estoy contigo para consolarte.
Estoy contigo para enseñarte.

No pienses que no ha subido a mí tu clamor.
Sabes que todo lo escucho
hasta lo más profundo de tu corazón.

Solo quiero que sepas
que aún en mi silencio
una respuesta te doy.

Ahora extiendo mis manos
para alcanzar tu rostro,
para secar tu llanto,
 quitarte el quebranto,
 restaurar tu corazón,
y guiarte en tus pasos.

Aunque suba ante mi trono
dejo mi Espíritu en tí,
para que puedas sentir,
que solo nunca estarás,
ya que ÉL te ayudará,
 también te consolará,
para que puedas saber
que siempre contigo estoy.

 
 

 

 

 

 

 

 

 

Tú, que era un ser humano, eres mi milagro. Y eres fuerte, capaz, inteligente y lleno de dones y talentos. Cuenta con tus dones y talentos. Entusiásmate con ellos. Reconócete. Encúentrate. Acéptate, anímate. Y piensa que desde este momento, puedes cambiar tu vida para bien. Si te propones y llenas de entusiasmo. Y sobre todo si te das cuenta de toda la felicidad que puedes conseguir con solo desearlo. Eres MI creación mas grande.

Eres MI milagro.

No temas comenzar una nueva Vida. No te lamentes nunca. No te quejes No te atormentes. No te deprimas. Como puedes temer si eres MI milagro. Estás dotado de poderes desconocidos para todas las criaturas del universo. Eres único. Nadie es igual a ti. Te hice perfecto. Solo en tí está en aceptar el camino de la felicidad, enfrentarlo y seguir siempre adelante. Hasta el fin.Simplemente porque ERES LIBRE. Te hice libre.

En tí está el poder de no atarte a las cosas. Las cosas no hacen a la felicidad. Te hice perfecto para que aprovecharas la capacidad y no para que la destruyeras con las tonterías.

Te dí el poder de pensar.
Te dí el poder de amar.
Te dí el poder de determinar.
Te di el poder de reír.
Te di el poder de imaginar.
Te di el poder de crear.
Te di el poder de planificar.
Te di el poder de rezar…
y te seguí por encima de los Ángeles…
cuando te di el poder de elección.

Te di el dominio de elegir tu propio destino usando tu voluntad. ¿Que has hecho de esas tremendas fuerzas que te di? no importa. De hoy en mas olvida tu pasado y, usando sabiamente ese poder de elección.

Elige amar… en lugar de odiar
Elige reír… en lugar de llorar
Elige creer… en lugar de destruir.
Elige perseverar… en lugar de renunciar.
Elige alabar… en lugar de criticar.
Elige curar… en lugar de herir.
Elige dar … en lugar de robar.
Elige actuar… en lugar de aplacar.
Elige crecer… en lugar de consumirse.
Elige bendecir… en lugar de blasfemar.
Elige vivir… en lugar de morir.

Y aprende a sentir mi presencia en cada acto de tu vida. Crece cada día un poco mas en el optimismo y en la esperanza. Deja los sentimientos de derrota. Yo estoy a tu lado siempre y siempre te estoy esperando para amarte. Si has de venir a mi un día… que sea HOY, en este momento. Cada instante que vivas sin mí, es un instante infinito que te pierdes de paz. Trata de volverte niño, simple, inocente, generoso, dador, con capacidad de asombro y capacidad de conmoverte ante la maravilla de sentirte humano… porque puedes conocer mi amor, puedes sentir una lágrima, puedes comprender el dolor.

No olvides que ERES MI MILAGRO.

Que te quiero feliz, con misericordia, con piedad, para que este mundo que transita puedas acostumbrarte a reír, siempre que tú… aprendas a reír. Y si eres MI MILAGRO, entonces usa tus dones y cambia tu medio ambiente contagiando esperanza y optimismo sin temor…

¡POR QUE YO ESTOY
SIEMPRE A TU LADO!!

TU DIOS

 

 
 

Ámame como eres, ¡ahora mismo! Recuerda, Yo Soy tu Dios; tu Señor; tu Creador; tu Salvador; tu Maestro; tu Hermano; tu Amigo. Si crees en Mí, vivo siempre contigo y te amo; ámame tal como tú eres ahora mismo; lo demás déjamelo a Mí.

Conozco tu miseria, la aflicciones y tribulaciones de tu alma, la debilidad y enfermedad de tu cuerpo, lo mismo que tus pecados; y a pesar de todo Yo te digo: "Dame tu corazón, ámame tal como eres ahora"; si esperas a ser un ángel para amarme, no me amarás jamás. Aunque seas débil en la práctica del deber y la virtud, y caigas nuevamente en los mismos pecados que no quisieras cometer, ¡ámame!, no te permito que no me ames y que no confíes en todo en Mí, mas bien es la razón de que confíes en todo momento en Mí.

Ámame tal como eres ahora mismo; y confía en Mí en todo instante, en cualquier situación en que te encuentres, en el fervor o en la tibieza, en la fidelidad o en la infidelidad, ámame como tú eres, confía en Mí. Quiero el amor de tu corazón tal como estás, si esperas a ser perfecto, no me amarás jamás. ¡Qué!, ¿no podría Yo, acaso, hacer de cada grano de arena un serafín radiante de pureza, de nobleza y de amor?; ¿no soy Yo el Omnipotente, y no puedo preferir tu corazón al de aquellos posibles serafines perfectos? Hijo mío, deja que te ame, quiero tu corazón, tal como es ahora mismo.

Ciertamente quiero con el tiempo transformarte, pero, por ahora, te quiero como eres y deseo que tú hagas lo mismo. Quiero ver surgir desde el fondo de tu miseria el amor. Amo en ti hasta tu debilidad, amo tu amor pobre y miserable. Anhelo ardientemente que salga de lo más profundo de tu corazón un grito continuo: "Jesús, te amo"; "¡Jesús, confío en Ti!" Quiero únicamente el canto de amor de tu corazón, no necesito tu ciencia o tu talento. Una sola cosa me importa, el verte vivir amando. No son tus virtudes las que quiero, si te las diese, eres tan débil, que alimentarías tu amor propio.

Te podría haber destinado a cosas grandes, pero no serías siervo inútil, te amo aunque te creas poca cosa, porque te he hecho para el amor; para Mi eres algo muy grande, aunque te veas tan humilde como Mi Madre. Yo estoy siempre a la puerta de tu corazón, como un mendigo suplicante; ¡Yo, Rey de Reyes!; te busco y te espero, apúrate y ábreme. No alegues tu miseria; si conocieses perfectamente tu indigencia, morirías de dolor.

Lo que más me heriría el corazón, sería verte dudar de Mi y faltar a la fe, no confiar en Mi. Quiero que pienses y confíes en Mi cada hora del día y de la noche, quiero que tú hagas, aún la acción más insignificante por mi amor. Cuento contigo para que ames y así darme gloria. No te preocupes de no tener virtudes o muchos talentos, te daré los míos. Cuando tengas que sufrir, te daré mi fortaleza. Dame tu amor, y te enseñaré a amar más allá de lo que nunca has soñado, ¡te daré mi Amor!; pero recuerda, ámame tal como eres ahora mismo.

Te he dado a Mi Madre, deja todo en su Corazón Purísimo, pase lo que pase. No esperes a ser Santo para abandonarte al Amor, anda, ámame como eres; Yo estoy locamente enamorado de ti, te espero cada día hecho pan en la Eucaristía; déjate querer, ven a recibirme todos los días; y recuerda, ámame y confía en Mi ahora mismo, tal como eres.
Jesus

El que encubre sus pecados no prosperará;
mas el que los confiesa y se aparta,
alcanzará misericordia.
Proverbios 28:13

Con confianza me lanzo en
los brazos de Jesús.
San Pío de Pieltrecina

Antes de morir Jesús ofrece al
apóstol Juan aquello más precioso
que posee: su Madre, María,
quien a los pies de la Cruz,
en Juan, acoge en su corazón
a toda la humanidad.
Juan Pablo II

Soy un pequeño lápiz en la mano
de Dios, con el que él escribe
su carta de amor al mundo.
Madre Teresa de Calcuta

 

Escuchar canción

Qué detalle Señor has tenido conmigo

  

 

Sois mis amigos
 


Autor: Cartas de Jesús a ti (2)

Hola amigo. No te extrañe que te llame amigo. Tú ya sabes que a mis discípulos les dije que desde aquel momento los llamaría amigos, pero tenían que seguir mis indicaciones. Yo quiero que tú seas mi amigo. Tal vez te extrañe si te digo que Yo, el Hijo de Dios, Jesucristo, teniéndolo todo porque soy Dios, necesito amigos. Sí, me hacen falta amigos, porque no olvides que soy el Amor, y se ama a personas concretas como tú. Además, he querido someter las tareas del Reino en este mundo a la libre colaboración de mis amigos.

Ya sabes que cuento contigo. Y te enviaré cada semana una carta en la que quiero reflejar mis sentimientos, y decirte lo que pienso, y lo que me preocupa, y lo que me hace sonreír. Sí, has oído bien, he dicho sonreír, porque a mi Padre y a Mí, y al Espíritu Santo nos gusta sonreír, valoramos mucho la alegría. El Reino de los Cielos está lleno de sonrisas. Te puedes creer que aquí se está bien, se disfruta como niños con juguetes nuevos. Los tristes no entienden nada de Mí, no entienden nada de Dios. El mundo de hoy no Me entiende, no Me busca, no Me valora… Y es que el mundo de hoy ha confundido la alegría con la diversión, con el placer, con la evasión… Y va comprando sonrisas por los mercadillos de la calle. Y sólo encuentra carcajadas, bufonadas, tonterías sin sentido. Me da un poco de pena. Por eso no me entienden, y no me buscan como Amigo, y lo pasamos mal ellos y Yo.

Tengo un amigo al que quiero de un modo especial, y se llama Juan Pablo II. Me dirás ¡claro, como es el Papa! No lo quiero sólo porque sea el Papa. Juan Pablo II es un hombre excepcional. Te lo digo Yo, Jesús. Tenía que ser el Papa para estos tiempos. Ha gastado su vida heroicamente en darme a conocer. ¡Cuantos amigos tengo Yo por la labor tan fenomenal que está haciendo desde que lo llamé para que me siguiera! Muchos no saben lo que la Iglesia y el mundo tiene con la grandeza y la maravilla de este hombre santo. ¡Cuantas gracias tenemos que darle cada día! Mi Madre María no sabe donde ponerlo. Siempre está a su lado. Bueno, estamos todos, pero ella es Madre y su corazón tiene sus debilidades.

Algún día la historia os dirá quien es Juan Pablo II, qué ha supuesto este Papa para estos tiempos tan difíciles. Estaba pensado para ahora, y no nos ha fallado. Pero, ¡cuántas cabezas duras, y cuántos corazones de piedra todavía no le han entendido! No sé si se puede hablar más claro. Y que sepas que todo lo que dice se lo dicto Yo desde el Sagrario en donde le acompaño todo el día. ¡Lastima que se nos esté gastando! Estos días lo tenemos un poco averiado, ¡Si supierais lo que sufre él! ¡Y si supieras lo que a Mí me duele! Pero la naturaleza humana es así. Y si no que me lo digan a Mí cuando pasé lo tú ya sabes.

Juan Pablo II está dando la gran lección de la entrega total, sin reservas, sin regateos, consumiéndose por el dolor que ofrece por toda la Iglesia. Pero no creas que lo que le duele es el cuerpo, no. Lo que realmente le duele es el alma, porque la suya es muy grande, y su corazón es semejante al mío. Y sufre por el mundo, por la Iglesia, por los problemas humanos, por las infidelidades, por los escándalos, por los atentados contra el ser humano, por el descreimiento de esta generación como la tuya que se ha creído dueña y señora de la vida. Sí, a Mí me han echado de muchos sitios. A muchos les gustaría que mi nombre desapareciera del lenguaje diario, y de la historia, soy para muchos un estorbo… Por eso necesito amigos como el Papa, y como tú, para que me hagáis un poco de compañía, y le digáis a los demás que están equivocados. Que sólo hay un Dios. Todo lo demás son criaturas, ilusiones, sueños, imágenes, creencias vanas…

Te voy a pedir un favor: acompaña al Papa con tu afecto y con tu oración. Yo estoy a su lado, pero tú también debes estarlo. Ya no le queda mucho que estar en este mundo, pero la humanidad entera debe estar agradecida porque un día la Santísima Trinidad hicimos un regalo a los hombres de buena voluntad para que defendiera su dignidad en el fragor de una batalla solapada, y a veces manifiestamente pública, que trata de eliminar nuestra imagen en la tierra, que sois vosotros. Confío en ti, amigo mío. Ama al Papa, mi mejor amigo.

 

 

 
 
 

 

 Cristo mío donde estas?

Te grité aquella mañana temblando de dolor … desesperada y mi tristeza se elevó hecha grito en la tranquila paz de tu Sagrario .

 ¿Dónde estas Cristo mío, representado en cada uno… a quien ofendo a diario?

¿Donde estas que te he perdido? Volví a gritar con voz más fuertequebradas las barreras de mi llanto ¡No puedo soportar este silencio! ¿Dónde estas mi Señor !… ¡Te estoy buscando

 “¡AQUÍ ESTOY !…" gritaste en mi conciencia……y un mendigo cubierto con harapos me vino a visitar en mis recuerdoscargando su silencio resignado…

En su mano tendida había tristeza, en su mirada de cansancio caminando  las calles de la vida ¡Cuántas veces sin verlo lo he cruzado !

 “¡AQUÍ ESTOY !”… hija mia …. repetiste con voz firme y recordé aquel niño abandonado que cruzo al lado del vehículo y me miraba y lo encontré esta mañana tiritando… Aunque era un niño descubrí en sus ojos la dolida mirada de un anciano cansado ya de haberlo visto todo aunque había vivido pocos años .

 “¡AQUÍ ESTOY !”… y recordé de pronto el andar vacilante del borracho que con paso inseguro por las calles andaba su bochorno y su cansancio .

 “¡AQUÍ ESTOY !”… y vino a mi memoria la mirada perdida del muchacho que buscaba en el mundo de las drogas las sensaciones que aún no había encontrado.

 “¡AQUÍ !”… dijiste y yo cerré mis ojos Señor… recuerdo el dia… en que le dije palabras tan duras…pude evitarlas nada logre,sentirme mejor?? eso fue todo?

Donde estas Señor, ven en mi ayuda !!!! …recordando los ojos de cansancio de aquella prostituta que en las noches traficaba su cuerpo manoseado .

“¡AQUÍ !”… agregaste y recordé al hambriento revolviendo los tachos del mercado buscando mitigar su hambre de siglos en los restos que otros hombres despreciaron.

 “¡AQUÍ!”…  gritaste y vino a mi memoria la cama del enfermo abandonado el jadeante respirar del perseguido el llanto sordo del desheredado…La vergüenza de los hijos naturales Y el estéril clamor del  BEBE condenado que fueron de los vientres arrancados.

 “¿DÓNDE ESTOY …. has venido a preguntarme? ¡AQUÍ ESTOY !… en el dolor de tus hermanos.¡Deja de contentarte, reviviendo en los artísticos cuadros mi calvario ! Yo cargo con dolor todos los días, la dura cruz de los desheredados,continúo sufriendo en los que sufren y en su sangre me sigo desangrando…”

“¡Quita mi imagen de la cruz que llevas, de las imágenes sin vida, estoy cansado! ¡Cansado estoy del arte de los hombres que al mundo siempre me han mostrado! Yo acepté libremente mi designio y a la cruz fui a morir enamorado.¡Pero he resucitado al tercer día y entre mi gente sigo caminando!”

 No me repares ni me arregles a tu antojo “¡Yo no soy un pedazo de madera ni una estatua de yeso coloreado !Yo vivo en el dolor y el sufrimiento de aquellos que los hombres marginaron! andando los caminos de esta vida revivo día a día mi calvario. ¡Mil veces me torturan y me matan en el diario sufrir de tus hermanos !” “ También estoy aquí…dentro del templo en donde ésta mañana me has buscado, pero es hora que aprendas a encontrarme en los que viven su Vía Crucis a tu lado…

Cuando me hayas encontrado en cada uno y en ellos …   viéndome me hayas amado… puedes buscarme aquí…ten bien seguro…

Que en el Sagrario siempre te estaré ESPERANDO”

 

 

 
 
 
This entry was posted in Cartas de Jesús para tí. Bookmark the permalink.

2 Responses to Cartas de Jesús para tí

  1. Raquel says:

    JESUS YO TE AMO!!!!!!!!!

  2. guicler says:

    señor yo se que me ayudado pero cuando me siento mal no siento que me escoche o por que sileo la biblia me confundo mas enves de tener alivio o esperanza tengo mas temor

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s